El miércoles Santo, cada curso realizó con su profesora jefe la celebración del pan y las uvas recordando la última cena de nuestro Señor Jesucristo con sus apóstoles, en un momento de oración y reflexión donde se propicio la reconciliación y el compromiso cristiano, compartiendo finalmente “el pan y las uvas”