Madrecita mía, madrecita tierna,
déjame decirte dulzura extremas.
Es tuyo mi cuerpo que hiciste cual ramo
deja removerlo sobre tu regazo.
Juega tú a ser hoja y yo a ser rocío:
sobre tus dos brazos tenme suspendido.
Madrecita mía, todito mi mundo déjame decirte los cariños sumos.

(Dulzura, Gabriela Mistral)

Con afecto, Equipo Directivo

10 de mayo de 2020