“Amad tiernamente a la Santísima Virgen y arrojaos en sus brazos como hijas(os) en los de su Madre” (Ep. 255)

Que nuestra Madre, Divina Pastora, sea nuestra fortaleza, luz y aliento en la vida; y como sus hijos corramos a su regazo para que nos ampare de todo mal.

Con afecto, el Equipo Directivo