Los jóvenes que se están formando para ser monitores, realizan su primera convivencia, junto con juegos, dinámicas y actividades para la unión, compañerismo, trabajo en equipo, liderazgo, entre otras características que son esenciales para ser un buen monitor tanto en lo personal como en la convivencia con el otro.