DIRECTQuerida Comunidad Escolar:

¡Bienvenidos a Casa! Este es el lema que, en distintos idiomas y en diferentes lugares del mundo, inspirará nuestro quehacer educativo durante el año 2017, como Colegio perteneciente a la congregación de Hijas de la Divina Pastora.

Para nuestra comunidad calasancia, repartida en cuatro continentes, el presente año es un tiempo especial, un Jubileo, una época de celebración y alegría por la Canonización de nuestro fundador, el P. Faustino Míguez, Sacerdote Escolapio (1831 – 1925).

¿Qué es una Canonización? En términos muy simples, es una liturgia, una Misa en la Plaza de San Pedro en el Vaticano, en donde el Papa declara que una persona ya está gozando de la gloria de Dios en el Cielo y puede ser llamado “Santo”. Así, la santidad como llamado y vocación de todo cristiano se hace carne en algunas personas concretas que, viviendo los valores de Cristo y su Iglesia de manera extraordinaria, podemos tener como ejemplos a imitar, como modelos a seguir.

Entonces, la Canonización (declaración de santidad) del P. Faustino será, para nuestro colegio, la actividad que marque el derrotero del año y orientará y le dará horizonte al quehacer educativo de nuestro colegio durante 2017.

En ese espíritu de júbilo, de alegría y de agradecimiento al Señor por tantos bienes recibidos de nuestro fundador, esperamos tener un año escolar de crecimiento y desarrollo, tanto en lo académico como en lo pastoral y lo institucional.

Un Colegio es un crisol de muy variados intereses, voluntades y deseos de muchas personas, focalizados en quienes esas personas quieren más: sus hijos e hijas. Por ello, la tarea educativa no es posible si esos intereses, voluntades y deseos no logran confluir en un proyecto común, un conjunto de iniciativas en los que todos, con matices, estemos de acuerdo.

Este año es el segundo de implementación de nuestro “Plan de Desarrollo Académico 2016 – 2018, con el que esperamos seguir avanzando en la mejora continua de nuestro quehacer, de nuestros resultados y nuestros frutos educativos. Ello, en la confianza de que la comunidad escolar toda está caminando el mismo sendero, mira el mismo horizonte y desea lo mismo para sus hijos e hijas, para sus alumnos y alumnas.

En este ánimo de unidad y alegría, enmarcado por el júbilo de la canonización de nuestro fundador, les doy la bienvenida a todas las familias a este año escolar y les deseo a todos nuestros alumnos y alumnas el mayor de los bienes, un año que recompense el esfuerzo que cada uno y cada una ponga en su trabajo escolar, en la dedicación al estudio y en el compromiso por el propio aprendizaje. ¡Bienvenidos a casa!

Augusto Blanco M.

Director Pedagógico