Queridas religiosas, Director, equipo Directivo, profesores, Administrativos, auxiliares, Mis queridos alumnos alumnas: Muy bien venidos. El Colegio tiene vida con cada uno de ustedes y es por eso que los estábamos esperando.

El año pasado estuvimos haciendo vida  el Lema “ Bienvenido a casa” y les voy a recordar un poquito: El bienvenido a casa es saber recibir y saber entregar lo que somos y tenemos, pero para eso muchas veces nos falta limpiar nuestra casa, nuestra casa interior la que  poseemos cada uno y si esa casa no está limpia, no está bien barrida, no está bien aseada, lo más seguro que tampoco podrán entrar los demás y por lo tanto, seremos muy poco acogedores, poco hermano, poco compañero.

El corazón y el espíritu lo debemos tener abierto, a la llamada que Jesús nos hace cada día, para derramar en los demás lo que cada uno necesita de nosotros y también para saber recibir. Seamos generosos, humildes para reconocer nuestras fallas y también reconocer nuestras fortalezas que éstas nos ayudarán a avanzar en ser mejores personas, mejores ante los ojos de Dios.

Y este año seguiremos profundizando el Lema en que cada día el patio central nos lo recordará  “FIDELIDAD EN EL AMOR” y ¡qué es ser fiel!  Sino aquel que vive en lealtad, en servicio, generosidad en ver que no somos solos sino que existe toda una comunidad de personas que nos debemos el uno al otro.

También  el año pasado tuvimos el regalo de la Canonización del Padre Faustino, nuestro fundador que le dijo si a Dios, si al Evangelio, si al llamado de Dios que le hizo cada día y descubrimos que es posible ser buenos, es posible la santidad, es posible el amor.

Queridos alumnos, el primero que fue fiel con nosotros es Dios, que quiso hacerse hombre por amor a nosotros, para ayudarnos a caminar. Nos dio y nos da ejemplo de amor. Para El somos su joya  más  preciada  y es por eso que nos cuida con amor.

Por lo tanto, los invito a caminar en todas aquellas virtudes que los van a hacer crecer como personas y cuando sientan que sus fuerzas son débiles en primer lugar, volverse al  Señor y pedirle los fortalezca para tomar el camino correcto, el camino en donde vean que ha sido el deseado por Él .

El camino de la vida para ser fiel no es fácil, pero con la ayuda de los que nos rodean será más llevadera.

Por último les pido que se quieran, se ayuden en el curso y que traten y tratemos de ser fieles en el amor. Hoy hay varios alumnos nuevos, que entran por primera vez y les decimos bien venidos a casa. No los dejemos solos, seamos acogedores, preocupémonos de cada uno como nos gustaría que lo hicieran con nosotros.

Queridos alumnos y alumnas que tengan un año lleno de éxitos, de sabiduría y amor.

Muchas bendiciones.